lunes, 31 de mayo de 2010

El gran terremoto que espera el Sur

“Sólo nos queda esperar la voluntad de Dios, porque como dice la Biblia, habrá una segunda llegada de nuestro creador, y si hay un terremoto o la explosión del volcán, será porque él lo quiso”, así de tajante y dura es la forma como percibe Miguel Ito Soto, vecino del asentamiento humano Héroes del Pacífico del distrito de Miraflores, el peligro volcánico y sísmico al que están expuestos miles de familias, de éste y otros distritos ubicados muy cerca al volcán Misti y en terrenos inapropiados para construir viviendas.

Cada vez se muestra más alarmante el poblamiento de cerros y lugares de riesgo frente a eventos naturales peligrosos. Se tiene conocimiento que anualmente las invasiones o la compra de terrenos en el casco urbano o conos de la ciudad crece en más del 30 por ciento.

Miguel Ito, quien vive desde hace 12 años en este asentamiento, en momentos pareciera ser consciente del peligro que representa tener una casa hecha solo con pircas de piedra y calaminas. “Estos dos últimos temblores los he sentido bien fuertes. Cuánto quisiera construir una casa de material noble que aguante un terremoto, pero no tengo dinero”, precisa con una resignación propia de su edad, al saber que a sus más de 60 años podrá construir poco o nada.

Se viene un gran terremoto
Se sabe que en Arequipa diariamente se registran por lo menos siete movimientos sísmicos, de los cuales casi todos no son percibidos o sentidos por nosotros, debido a su baja intensidad, pero sí por los sismógrafos. Sólo en el pasado mes de abril el Instituto Geofísico de la Universidad Nacional de San Agustín ubicado en el distrito de Characato, registró 242 temblores.

Este tipo de reacción por la liberación de energía entre el rozamiento de la Placa de Nazca con la Continental es una constante; sin embargo lo que sí debería preocuparnos es el ‘silencio sísmico’ que se estaría dando entre el Sur del nuestro país y el Norte de Chile, es decir la ausencia de una verdadera liberación de energía en proporciones como lo ocurrido el 13 de agosto de 1868 entre la frontera de Tacna con Arica que ocasionó un gran terremoto alcanzando el grado 8.5 en la escala de Richter y que dejó miles de muertos e incalculables pérdidas materiales.

El director de este instituto, doctor Luis Aranibar Rosas, precisa que la franja de terreno donde no se habría liberado esta energía tiene un aproximado de 650 kilómetros de los cuales 250 le corresponde a Perú y el resto a Chile. A pesar de que el peligro se inclina más al país vecino, de suscitarse un terremoto con el epicentro en Tacna o incluso Arica, las ondas sísmicas sacudirían a Moquegua y Arequipa, llegando a este último en un grado 8, el cual ocasionaría daños de consideración (quizá más de los ocurridos el 23 de junio del 2001).

“El terremoto del Sur y Centro de Chile (27 de febrero del 2010) no tiene nada que ver con lo que se espera en esta zona. No se sabe cuándo se va dar, porque todavía no se está en esa capacidad de conocimiento, pero sí se dará, eso podemos asegurarlo”, enfatiza el especialista quien además ha realizado un estudio de microzonificación sísmica de Arequipa, que fue su tesis para recibirse como doctor.

Terrenos en riesgo ante sismos
Ya sea por falta de dinero (como es el caso de Miguel Ito) o de un criterio técnico, en zonas periurbanas y en algunos casos en el mismo centro de la ciudad, se han hecho o se viene construyendo sin un asesoramiento profesional ni mucho menos se conoce el tipo de suelo de la zona.

El estudio hecho por Aranibar Rosas ha determinado las siguientes zonas de riesgo que presente la ciudad de Arequipa:
Zona de alto riesgo: comprende los suelos aluviales (materiales sueltos sin ninguna compactación) que se encuentran en las zonas de Guarangeros, Lara, Chilpinilla en el sector de Socabaya a ambos lados del río Socabaya, en la parte alta de Miraflores , Alto Cayma y parte del Cono Norte.
Zona de mediano riesgo: presentan una superficie con abundantes fragmentos de piedras pómez y capas aluviales. Este tipo de suelo se encuentra en el sector de Alto Cayma, Bolognesi, parte baja de Ciudad Municipal y alrededores. Asimismo, en el Cercado, en las partes aledañas a ambas márgenes del rio Chili, Puente Bajo Grau hasta la zona de Tingo, en las quebradas de San Lázaro y Miraflores.
Zona de moderado riesgo: ocupa la mayor parte del área urbana de la ciudad de Arequipa donde los materiales aluviales tienen buenas condiciones como lecho. Esta zona comprende Carmen Alto, parte baja de Yanahuara, Umacollo hasta la planicie de Sachaca, el cercado de la cuidad, Leones del Misti de Alto Selva Alegre y Alto Miraflores.
Zona de bajo riesgo: constituida por suelos de rocas macizas y duras ubicadas en varias partes de los distritos de Hunter, Sachaca, Tingo y Tiabaya. Estos son suelos que no permiten la expansión de la onda sísmica.

El Misti está activo
El volcán Misti, adorno majestuoso que ha puesto la naturaleza para sus habitantes y del cual se sienten muy orgullosos, a la larga puede representar un gran peligro, debido a que este tutelar se halla activo, y por el momento en una etapa pasiva.

La última erupción del Misti se registró en la época incaica hace 550 años (1470), que según los datos históricos la lava y los piroclastos alcanzaron decenas de kilómetros, destruyendo todo a su paso.

Según los estudios hechos por el Observatorio Volcanológico del Sur que forma parte del Instituto Geofísico del Perú (IGP), y el cual está a cargo del doctor Orlando Macedo Sánchez, el Misti no presenta signos de una reactivación inminente.

Un gran terremoto podría reactivar el Misti
Al preguntársele si un sismo de gran intensidad (el cual se espera que se dé) podría generar la reactivación violenta del Misti, el especialista precisa que la posibilidad es muy remota, pero no la descarta, debido a que la naturaleza muchas veces es impredecible.

“Si la magnitud del terremoto es más de 8 grados, tendrá la suficiente energía para sacudir al volcán, y al magma que esté por debajo. Si hay las condiciones por debajo del volcán, es probable que el magma encuentre una vía de expulsión”, enfatiza el especialista, reiterando que es sólo una apreciación.

Tomografía al volcán
Desde el 2005, cinco estaciones sísmicas colocadas por el IGP en el cráter del volcán, en diferentes distancias y alturas, vienen dando lectura de su comportamiento.

Para saber al detalle cuál es el comportamiento por debajo del Misti y conocer a qué distancia se encuentra el magma, se tiene previsto en el mes de octubre instalar 25 estaciones sísmicas -aparte de las 5 ya ubicadas- en el cráter y otros puntos del volcán, logrando así dicha información.

“Gracias al apoyo del Instituto de Investigación Científica de Francia, se colocarán por dos o tres meses los sismógrafos, que luego tendrán que ser devueltos, ya que nosotros no tenemos el presupuesto para adquirir este tipo de equipos”, afirma Orlando Macedo, al tiempo de acotar que cada uno de los sismógrafos portátiles asciende a más de 5 mil dólares.

Los desastres afectan a los más vulnerables
Para el especialista en Gestión de Riesgo del Centro de Estudios y Prevención de Desastres (Predes), Gilberto Romero Zeballos, los daños y pérdidas no se producen sólo porque ocurra un terremoto, debido que éste no afecta a todos por igual. Mueren o terminan heridos en mayor número los que son aplastados por la caída de viviendas y locales públicos que concentran gente, como hospitales y escuelas, entre otros.

La población más perjudicada es la que vive en viviendas precarias y en sitios vulnerables, que no pueden mantenerse en pie tras el terremoto. ¿Cuántas viviendas vulnerables hay en Arequipa? ¿Cómo puedo saber si mi vivienda se va a caer con un terremoto? ¿Existe un programa de evaluación de viviendas por parte de las autoridades? ¿Cada familia tiene que resolver su problema? Esas son las buenas preguntas que la gente se hace y son también las preguntas que les hacemos a las autoridades.

“A nuestro juicio, el Estado tendría que realizar estas evaluaciones de las viviendas, pero a consciencia”, asegura el especialista.

Asimismo, Gilberto Romero, quien a su vez es el coordinador del proyecto: “Desarrollo de capacidades de actores locales para reducir riesgos y responder en emergencias por sismos y actividad volcánica en Arequipa”, que es ejecutado por su institución y financiado por Diakonie Katastrophenhilfe, señala que respecto al peligro volcánico existen los organismos que alertarán oportunamente a la población para que se tomen las medidas de preparación y respuesta. “Eso indica que no nos va a sorprender el Misti con una erupción que al instante se realiza sin previo aviso, como si es el caso de los terremotos”, añade.

Prevención es la clave
Según el especialista la prevención y preparación para desastres por efecto de terremotos o erupciones volcánicas en Arequipa, es un imperativo. Debe ser permanente y dura toda la vida.
“Es como cuando uno tiene una enfermedad crónica, que nos acompaña toda la vida. No la podemos olvidar, siempre estaremos buscando la forma de curarnos y eliminarla, cuidando de no agravarla, pero también atentos a los síntomas de agravamiento. Así es vivir en zonas sísmicas y volcánicas, la gente debe saber que por lo menos habrá un terremoto fuerte y quizás sea el que le quite la vida. Como no queremos eso, entonces vivamos siempre con actitud preventiva”, asegura Romero Zeballos.

Más preparación
Hemos conversado como diez minutos con Miguel Ito, y con agilidad recuerda que hace como tres meses, personal del municipio de Miraflores fueron a motivarlos para el desarrollo de un simulacro ante erupción volcánica y sismos, pero que jamás regresaron para concretar la práctica.


Por Héctor Chambi H. (publicado en el Semanario Vistaprevia, 31-05-10)