viernes, 17 de octubre de 2008

Respuesta inmediata ante emergencias

Hoy en día en el que las emergencias son pan de todos los días, nos hacemos una pregunta ¿Cuál es la capacidad respuesta para que una emergencia no se vuelva en desastre? Pues la respuesta a esta interrogante es desalentadora por no decir desastrosa NINGUNA por varios factores que iremos mencionando, entre uno de ellos la falta de preparación por parte de cada persona, hasta la fecha no hay una verdadera conciencia de la seguridad, punto que ya hemos venido describiendo en anteriores artículos, otro punto importante es el apoyo gubernamental, que en materia de equipamiento hacia el CGBVP es ínfimo, institución que afronta diariamente casi todo tipo de emergencias, con un escaso equipamiento algunas veces en mal estado y con muchos años de servicio, poniendo en riesgo la vida de los voluntarios y la de personas en peligro, y no mencionamos al INDECI pues desde que la descentralización entro en vigor ha perdido capacidad de respuesta limitándose solo al asesoramiento, los Comités de Defensa Civil ente ejecutores para una respuesta inmediata no operan por falta de un plan para emergencias por consiguiente no se cuenta con ellos, otro punto es en realidad que no existe una verdadera política en materia de seguridad, mientras que obtienen grandes presupuestos para obras innecesarias no se asigna monto alguno para seguridad, debemos tener en cuenta que la prevención es menos costosa que la reparación, el contar con autoridades que solo no tienen ni un ápice de lo que significa prevención es otro de los puntos que tratamos hoy, a tal grado que solo responden cuando ocurre la emergencia y en su mayoría es una respuesta inadecuada, es nuestra triste realidad que no hay mas instituciones estatales que pueden hacer frente a emergencias de origen natural o provocadas, si mencionamos otras seria solo para resaltar inoperancia, por el contrario hay instituciones de carácter no gubernamental tanto nacionales como internacionales que si realizan labor efectiva pero en algunos casos han lucrado de manera evidente un ejemplo vivo es el terremoto del 15 de agosto del 2007.

De todo esto podemos deducir que aun falta mucho pero estamos en camino, la preparación y la organización es la mejor de las herramientas para poder enfrentar las emergencias, hasta que podamos contar con un Sistema seguro y operativo, para reducir los efectos que pueda causar el cambio climático del cual somos responsables.

Wilfredo Zirena Mendoza