domingo, 6 de abril de 2008

36 AÑOS DEL SINADECI

Y seguimos igual que cuando empezamos

Han pasado 36 años desde que se diera la Ley de creación del SIDECI ahora SINADECI, pero aun no hemos aprendido a integrarnos a este sistema, pues la población carece de la dichosa y muy usada frase Cultura de Prevención, aunque parezca extraño en estos menesteres ha aparecido mas eruditos de la Administración de Desastres ahora llamada Gestión del Riego, quiénes mas allá de aportar para el beneficio de la población lo único que hacen es llamar la atención y ser protagonistas de cuanto evento se realice en materia de Defensa Civil, quizás con el animo de ganar dinero a costa del sufrimiento de la gente ante un desastre, un típico ejemplo es lo ocurrido después del terremoto del 15 de agosto del 2007, muchas instituciones se han presentado para dar “apoyo material” a los damnificados y afectados por tal evento sísmico, pero en realidad lo único que han logrado es ganar una experiencia mas para su currículo. En esta vez mientras las autoridades locales pedían la presencia de Defensa Civil en la zona, desconociendo que ellos la representaban por Ley, increíble pero cierto, esto sucede pues en la mayoría de las autoridades Municipales y Regionales del País, no conocen su verdadera función como autoridad en materia de Defensa Civil, asimismo los alcaldes y/o Presidentes Regionales designan a Personas como jefes en las Oficinas de Defensa Civil de sus instituciones, sin que tengan el mas mínimo conocimiento sobre Defensa Civil, es mas no se acuerdan de lo que se recibió en el Curso de Educación Cívica de 3er año de Secundaria, pero en fin a pesar de esta carencia son la voz autorizada para dar opiniones, conferencias, charlas, cursos, tomar decisiones, sin la mas remota idea de lo que se trata, estamos igual que cuando empezamos pues según cuenta la historia antes de que en el 1991 se transfieran las funciones a los Gobiernos locales y regionales, estos eran dirigidos por las extintas Prefecturas, Subprefecturas y Gobernaciones según correspondan, quienes hacían tabla raza de los bienes y materiales que se recibían cuando ocurrían desastres de magnitud (Fenómeno El Niño 1983), en estos tiempos solo se ha cambiado de mascara salvo alguna raras excepciones, la mayoría siempre utiliza los recursos humanos y materiales de manera política y en el mas equivocado concepto “yo estoy en el poder y yo mando ahora”. En la actualidad la famosa descentralización ha tomado por sorpresa al SINADECI, pues hasta unos años atrás, el INDECI era el Organismo central, conductor, operativo, normativo de la Defensa Civil en el Perú, pero por una decisión política se metió en el saco de la descentralización a esta entidad quitándole así todo el esfuerzo y mucho dinero invertido en estudios, capacitación, logística y mucho mas que se invirtió para que la población alcance de una manera eficaz el tener una cultura de seguridad, ahora estas funciones las realizan los Gobierno regionales y locales de los cuales no se ven ni escuchan nada, quedando así todo relegado a la ocurrencia de un desastre para recién tomar acción y evitar que la ley castigue por su desinterés en el tema principalmente en la prevención. Han pasado 36 años de creación pero una vez mas vemos que no estamos lejos de tener un Sistema verdaderamente que funcione en la cual se pueda confiar y cubra las expectativas del mas humilde de las personas que sabe salir adelante de los desastres con el mas mínimo conocimiento cual es la lógica común, algo que talvez nos falta desarrollar algunas de nuestras autoridades para que tomen decisiones que verdaderamente puedan evitar la perdida de vidas humanas y de bienes materiales, cuando ocurra un desastres cualquiera que sea su origen. Al notar que no estamos lejos de otras realidades en materia de Defensa Civil quedamos con la tarea de prepararnos para desastres comenzando por el hogar preparando a nuestras familias a enfrentar cualquier emergencia respondiendo de una manera tranquila, pues la experiencia indica que la mayoría de los accidentes sucede cuando se entra en pánico; es en el hogar donde se llega a cultivar la mayoría de los conocimientos y son los niños quienes responden con mas madures cualquier problema, pues es el instinto de supervivencia que los mantiene alertas, en la escuela solo se refuerza todo conocimiento en especial el de seguridad, a los adultos le es mas difícil asimilar la realidad pues son mas vulnerables que los niños. Es en este contexto que podemos decir que la Cultura de Prevención no es solo para los que pueden sino para los que saben de qué se trata.
Wilfredo Zirena Mendoza