viernes, 7 de marzo de 2008

¿Militarizar Defensa Civil?

Después de algunos días del luctuoso terremoto del 15 de agosto en el departamento de Ica, y tras el aparente letargo en la atención del desastre por parte del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci), varios congresistas de la República y el mismo ministro de la Producción, Rafael Rey Rey, pidieron -que luego de restablecida la calma y la atención de todos los damnificados- la “inmediata” reestructuración de éste organismo central, rector y conductor del Sistema Nacional de Defensa Civil (Sinadeci).
Entre los pedidos, se encuentra en que el Indeci vuelva a ser dirigido por el Ejército Peruano, como sucedió en el primer mandato del presidente Alan García Pérez, donde las fuerzas castrenses eran los responsables de manejar y controlar todo el soporte logístico para atender las emergencias y desastres en los diferentes puntos del país. Pero tal decisión, tuvo sus aciertos y debilidades.
Entre sus aciertos, fue que la logística (potencial humano y los recursos materiales) del Ejército estuvo disponible tanto para el traslado de la ayuda como para rehabilitar en el menor tiempo las zonas afectadas por la catástrofe o la emergencia.
Los soldados actuaban como lo que hoy se conoce con el nombre de brigadistas o voluntarios, pero con la diferencia que no estaban adecuadamente preparados para atender un desastre (evaluación prelimar de daños, primeros auxilios, remoción de escombros, búsqueda y rescate), sólo eran usados para repartir la ayuda humanitaria y controlar el orden en el lugar afectado por el embate de la naturaleza.
Su debilidad, fue ligada a que los comités de Defensa Civil de todos lo niveles no estuvieron correctamente organizados, muchos desconocían sus funciones y tenían la idea de que los “hombres de anaranjado”, eran los que hacían Defensa Civil y no ellos, conforme lo establece la Ley 19338 del Sinadeci.
Otra fue, la poca preparación del personal de las distintas direcciones descentralizadas del Indeci, quienes se encontraban limitados a desarrollar una serie de actividades que hoy en día se vienen haciendo (en un bajo porcentaje), como el asesoramiento a los comités de Defensa Civil en los temas de Inspecciones Técnicas de Seguridad, elaboración de planes de prevención y atención de desastres, de operaciones de emergencia y de contingencia.
Y que decir de las capacitaciones en las instituciones educativas, donde la intervención era y es casi nula, lo que se refleja en la escasa cultura de prevención de la población peruana (sólo veamos los daños y muertes producto de los últimos desastres).
Conocer la información de cuánto se había entregado a los damnificados y con qué soporte logístico se contaba en los almacenes descentralizados, era difícil de saber, ya que los datos los guardaban algo así como un “secreto militar” que sólo ellos conocían, y claro, los altos mandos castrenses.
Sin embargo no estoy en contra de quiénes dirijan o controlen el Sinadeci. Si son los militares o el personal civil profesional, éste último estuvo siendo impulsando el ex jefe del Indeci, Contralmirante (r) Juan Luis Podestá Llosa. Aquí lo que importante es que se respete las leyes vinculadas al tema, donde en alguna de las tantas funciones de los comités de Defensa Civil precisan que: “Deberán supervisar el planeamiento, conducción y control de las actividades de Defensa Civil de acuerdo a normas y directivas emitidas por el Indeci en la prevención, preparación, respuesta y rehabilitación. Asimismo que las obras de reconstrucción se lleven a cabo con los debidos componentes de seguridad (…) promover, coordinar y supervisar el planeamiento y ejecución de las actividades de obras de prevención (…) proponer al gobierno regional la aprobación del Plan Regional de Prevención y Atención de Desastres en el marco del Plan Nacional de Prevención y Atención de Desastres”.
Como señala Andrés Oppenheimer en su libro Cuentos Chinos: “los países desarrollados tienen normas flexibles de cumplimiento rígido. Ustedes (los de América latina) tienen normas rígidas de cumplimiento flexible”.
El Sistema Nacional de Defensa Civil el 28 de marzo pasado, cumplió 35 años de creación institucional, sus normas están dadas, lo único que falta es que alguien (Indeci) las haga cumplir o de lo contrario seguiremos siendo víctimas dóciles a los desastres.

Héctor Chambi Holguín